…Y el Chaco volvió a elegir a Itor Galeano y Diego Fabiani con un resonante uno-dos naranja

foto2
Compartí este artículo!

La pareja integrante del Team Copetrol encabezo el resonante uno-dos del equipo de la naranja mecánica y lo que mucho ha intentado antes del 2013, la volvió a repetir con la misma receta en este 2016 en la XLIII edición del Trans Chaco Rally, que marcó los 45 años de la prueba automovilística para importante y tradicional de Paraguay.

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

 

Definitivamente el Transchaco Rally sigue eligiendo a sus ganadores. Víctor Manuel Galeano, el popular Itor y Diego Fabiani, con el Mitsubishi Evo X, hicieron gran segunda etapa y con ese golpe liquidaron el pleito a su favor, mientras caían los principales aspirantes a la victoria y por lo que todos apostaban.

En este grupo estaban los R5, los autos de la nueva generación que marcaron el ritmo de la carrera desde su inicio hasta casi promediar la Etapa 2, cuando comenzaron a caer casi todos de forma coincidente.

La etapa del regreso a casa, esta vez no fue tan preocupante como la primera, cuándo iniciaron este sector en el 2013 con solamente una diferencia de 6 minutos y 13 segundos sobre sus escoltas.

Ahora, el regreso a casa se dio con una diferencia mayor de casi 20 minutos y Galeano y Fabiani, midieron sus diferencias de manera a ser los mejores de la competencia, por segunda vez en la historia. Al final quedaron adelantes con un tiempo total de 4 horas 43 minutos y 31 segundos.

La segunda plaza y de forma resonante fue para los compañeros de equipo de los ganadores, el también Mitsubishi Evo X de Blas Zapag y Enrique Fratta, que de paso se hicieron de la Clase RC2N, con una tarea brillante, pese a un inicio con problemas. Quedaron a 28m.02s. del primero.

Este logro de los escoltas completa un resonante uno-dos para el Team Copetrol, un logro que hace remontar los recuerdos hacia la edición de 1987 cuando el rally regresaba al calendario nacional tras tres años de ausencia. En esa oportunidad, dos Peugeot 505 TI hacían su arribo como primero y segundo. 

El podio se completo con otro auto de la Clase RC2N, la de Miguel Ortega y Eduardo Gómez Fattecha, otro Evo X, el modelo de más protagonismo en esta edición y que pudieron capear los momentos más complicados de la carrera. Quedaron a 47m.07s.

EL APELLIDO MASI REGRESA A LA CIMA EN EL CHACO

foto2

Martín María Masi, fue uno de los grandes pilotos que tanto insistió para ganar el Chaco y sus persistencia lo llevo a la victoria en el cierre del siglo 20, en el año 1999 junto a Hansi Thiede y la volvió a repetir en el 2000 en el inicio del actual siglo con su mismo compañero y el Ford Escort.

Esta vez, otro Masi y precisamente el hijo de Martín María, Juan Martin y Augusto Masi, fueron los gestores de un gran triunfo en la general final de los autos de Tracción Simple o la F2.

Desde el vamos el Honda Civic Type R, de los Masi se mostró intratable y no se dejaron casi tocar por nadie para ser el mejor en los autos 4×2. Precisaron a 6h.35m.52s. para completar la competencia.

Este logro es el más resonante para un piloto que recién se inicia y saca a relucir sus uñas de guitarrero en lo que podría marcar su rápido ascenso a las categorías mayores y con menos edad que muchos que llegaron a la cima en plena juventud.

LOS GANADORES POR CATEGORÍA O CLASE POR CLASE

foto3

En la Clase mayor, la RC2, los ganadores absolutos, Galeano y Fabiani con el Evo X fueron los mejores y ello se va de manera sorprendente ya que está pareja no corrió ninguna de las otras 5 fechas del Campeonato Nacional Petrobras de Rally 2016, lo que hace que prácticamente todo quede para su definición en las dos fechas finales.

En la RCN, resonante la competencia que tuvo la pareja Blas Zapag-Enrique Fratta, también con Evo X ya que se ubicaron segundos en la general y primeros en la categoría sumando puntos que podrían ponerlos en la puerta de ser campeones nacionales a cierre de temporada.

Sin embargo, Zapag y Fratta deberán seguir teniendo la sombra de Miguel Ortega y Eduardo Gómez Fattecha, que con otro Evo X fueron terceros en la general y segundos en la RC2N.

En la RC2NL, otro auto del Team Copetrol, el Evo VIII de Agustín Alonso y Germán Maune fue el mejor con una tarea también brillante y muy especialmente en la segunda etapa de la carrera.

En la RC3, los Masi (Juan Martín y Augusto) con el Honda Type R, a más de ser los mejores de la Tracción Simple también fueron los mejores de esta categoría.

En la RC4, el Honda Civic de Wilfried Klassen y Gustavo García fueron los mejores y su tarea tampoco defraudo, imponiendo una feroz lucha con los Masi por la general de la F2.

En la RC4L, César Benítez y Nelson Vera, con un VW Gol fueron los dueños de esta categoría, con una gestión sobresaliente.

Publicidad
Diesa

Finalmente, en la RC5, el auto chino Changan Eado XT de Jorge Maune y Patricio Rivas cumplió con su misión inicial de entrar a ganar la categoría menor y lograr de manera clara superando quizás el examen más difícil que ha tenido a nivel mundial.

MENOS DEL 50% DE LOS AUTOS QUEDARON EN EL CAMINO

foto4

De los 72 autos que se incribieron para esta edición sólo un poco más de 30 la completaron. La mayoría quedo en la segunda etapa, aunque en la primera ya pintados favoritos resignaron sus posibilidades y quizás el más llamativo el retiro de la pareja ganadora del año pasado, Alejandro Galanti-Gustavo Scheid, que sufrieron problemas en su máquina debutante, el Toyota Etios R5.

A él se sumaron en la segunda etapa la totalidad de los R5, que incluyeron las 3 unidades del Skoda Fabia y dos Ford Fiesta.

Pese a que a inicios de esta edición XLIII se señalaba que la competencia con los cambios dados en la primera y tercera etapa sería más fácil que nunca, el Chaco de vuelta demostró que está listo pese a todo frustrar las más seguras ilusiones de pilotos y equipos.

HACIA UN RALLY MÁS SEGURO Y SIN LOS DESBORDES

No hay dudas que la edición XLIII, la del 45 aniversario de la prueba deja más enseñanzas que aplicar de aquí al futuro. Las autoridades de la organización, la del ADN (Autoridad Deportiva Nacional) en materia motor del país pusieron limites que deberían incluso ser más radicales en los próximos años.

En la segunda etapa, se registraron los datos de todos los auxilios e incluso de los medios de prensa y aficionados que tenían como objetivo entrar, especialmente en la PE13, que se mostraba como la más conflictiva.

Todo casi salió a pedir de boca con esta medida, aunque hubo algunos casos de los desubicados de siempre y que ahora están expuestos a algunas sanciones y que ojala se tomen de manera a adecuarse al respeto a lo que debe imponer la organización y permitir una carrera más segura para los competidores.

Importante fue la tarea de los dirigentes del Centro Paraguayo de Volantes (CPV) para imponer el respeto al orden en la primera y tercera etapa, que mucho saben de este tema, ya que esas dos partes de la carrera eran casi similares a las pruebas de la región oriental.

De ahora en más e incluso antes del cierre de la edición 2016, que se dará con la premiación el próximo viernes 7 de octubre con la premiación, el TACPy ya negocia medidas más rígidas para los próximos años.

Esto desde luego es necesario de manera a eliminar las cosas que siempre ensucian esta prueba que por tradición y popularidad debe continuar.

ITOR GALEANO VUELVE A SONREIR EN LO MÁS ALTO DEL PODIO

El gran maestro de Itor Galeano fue su tío, el ganador del Transchaco Rally del año 1995, Denes Tómboly. Corre el Chaco desde el 2003 y la ganó en el 2013 la edición 40 y ahora se adueña de la versión 43 y que marca los 45 años de la prueba más tradicional de Sudamérica.

Itor, se inicio en el kárting y debuto a los mandos de un VW Golf a la que le alzo precisamente su tio Denes para hacer sus primeros kilómetros.

Víctor Manuel Galeano Tomboly, el popular Itor antes de este nuevo logro ya tenía todo. Fue campeón Nacional de Rally, del Nacional de Súper Prime y del Sudamericano de Rally CODASUR y ganador ya del Chaco, a la que ahora llega al bicampeonato.

Esta conquista, lo mete en la historia grande del automovilismo nacional. Se hizo del Rally del Chaco en el 2013 y cumplió su sueño de subir a lo más alto del podio ahora por segunda vez, para a engrosar la lista de grandes bicampeones como Martín María Masi.

Galeano, logra este segundo lauro a los 32 años y ya es un piloto casado con Verónica Griñó y con un futuro piloto en crecimiento de nombre Sebastián, que ya lo acompaña en sus aventuras automovilísticas. 

Acelerando una Mitsubishi Evo X, como en el 2013, junto a su más tradicional navegante, con el que llegó a sus mejores logros, Diego Fabiani, el hijo de uno de los grandes de esta prueba, Norberto Fabiani, quien llevó a esta competencia a sus mejores niveles de audiencia, se hizo de la cuadragésima edición de la dura carrera.

Víctor Manuel Galeano Tómboly, es asunceno y nació el 22 de febrero de 1984. Se inició en el deporte motor en 1995 en el Kárting y logro su primera victoria a los 11 años.

Hizo su debut en los autos en el año 2002, tras una larga serie de instrucciones por parte de su profe, su tío Denes Tómboly, a los mandos de un VW Golf. Tiene los títulos de Campeón Nacional de Rally del 2005 y en los Súper Prime fue consagrado más de una vez. Igualmente, llegó al cetro Sudamericano de Rally, pero ahora su mayor logro es la de ser bicampeón chaqueño.

FOTOS: Gentileza de Jorge Basualdo y rally.com.py

RESULTADOS COMPLETOS: acceda a la página www.rally.com.py o www.videomotor.com

{loadmoduleid 243}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *