Régimen de importación del Mercosur preocupa en Brasil

Compartí este artículo!

El Bloque elevó el límite de 40% a 45% en el caso de productos fabricados en Brasil, de acuerdo a Auto Industria.

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

El nuevo ROM, Régimen de Origen Mercosur, aprobado por el bloque el martes 4, durante una cumbre celebrada en Puerto Iguazú, Argentina, elevó del 40% al 45% el límite de insumos importados en productos con origen brasileño.

Las reglas de origen garantizan que las mercancías que se beneficiarán de la reducción o eliminación de aranceles en el Mercosur provengan realmente de los países miembros del bloque. Los productos considerados locales pueden circular entre las cuatro economías sin la incidencia del impuesto de importación.

Argentina tiene el mismo índice que Brasil, pero Paraguay y Uruguay tienen límites a los insumos importados del 60% y 50%, respectivamente.

“Esta medida representa un avance significativo para fortalecer la integración económica de la región y aumentar la competitividad de las empresas brasileñas en el mercado internacional”, evaluó Márcio Elias Rosa, secretario ejecutivo del Ministerio de Desarrollo, Industria, Comercio y Servicios.

Publicidad
Diesa

Además de la mayor participación de insumos de fuera del bloque, el nuevo régimen, que se venía negociando desde 2019, también facilitó la prueba de contenido por parte de los exportadores.

A partir de ahora, corresponderá a las empresas que comercian con los países del bloque realizar una autodeclaración de origen, prescindiendo del hasta ahora necesario Certificado de Origen emitido por entidades habilitadas.

Aunque los cambios afectan a la mayor parte del sector productivo brasileño, Márcio Lima Leite, presidente de Anfavea, expresó su preocupación por la potencial reducción de la participación de insumos locales en la fabricación de vehículos:

“No es un cambio de índice tan relevante, pero creo que no podemos abrir tanto. Otros países están creando protecciones para fomentar su propia industria, incluidos los subsidios. Tenemos que estar muy atentos para no perjudicar la reindustrialización del país. Ni siquiera hablo de la neoindustrialización, sino de la actual, con empresas que tienen sesenta, setenta, ochenta años”.

Si bien elogió la intención del bloque de simplificar y reducir la burocracia en el comercio entre los países miembros, Leite también llamó la atención sobre el riesgo que podría representar la autodeclaración de contenido:

Todavía no está claro cómo se hará, necesita regulación. Pero mi preocupación es con los productores no serios, que también existen y que pueden aprovechar esto”.