Para Dodge, la era dorada del “muscle car” es ahora mismo

Dodge Muscle Car 1
Compartí este artículo!

Dodge Muscle Car 1

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

La División Dodge, perteneciente a la trasnacional automotriz ítalo estadounidense Fiat Chrysler Automobiles (FCA Group), ha elegido el “Auto Show Internacional de Nueva York” (NYIAS, por sus siglas en inglés) para declarar pública y oficialmente a la época actual como la “era dorada del automóvil musculoso”.

 El concepto de auto musculoso (“muscle car” según lo definió originalmente la prensa especializada) fue establecido por la División Pontiac de General Motors cuando su Director General, John De Lorean, instaló en un sedán de dos puertas de su línea Tempest de bajo precio un motor proveniente del sedán Catalina de tamaño completo, a fin de ofrecer un vehículo de alto rendimiento por un precio accesible.  El inmediato éxito comercial de la iniciativa le convirtió en una de las tendencias del mercado durante una década.

Publicidad
Perfecta

En memoria al grato recuerdo que dejaron los “muscle car” originales y los numerosos modelos de alto rendimiento ofrecidos por la industria automotriz norteamericana a partir de la década de 1980, Dodge mostró en el NYIAS un interesante plantel de versiones de alto rendimiento desarrolladas sobre sus modelos de gama regular.

El cupé “pony car” Challenger fue posiblemente el más obvio de los ejemplos mostrados por Dodge en Nueva York, al exhibirse en su versión de súper alto rendimiento y de edición limitada Demon SRT (865 HP) y también en versiones menos extremas, con el motor Hemi de casi 400 HP y/o con tracción a las cuatro ruedas.
Dodge Muscle Car 2

El sedán de cuatro puertas Dodge Charger toma su nombre de uno de los “muscle car” más famosos construidos por esta división hace medio siglo y también ofrece versiones de alto rendimiento, con el motor Hemi de 8 cilindros en V y casi 400 HP.

El énfasis que hizo Dodge en las ediciones limitadas de rendimiento súper alto de sus Challenger y Charger en el NYIAS permitió olvidar la reciente decisión de suspender la producción del deportivo Viper SRT, que ofrecía un motor de 10 cilindros en V.

Especialistas presentes en Nueva York mencionaron que, en términos de venta e impacto dentro de la industria, los actuales “autos musculosos” norteamericanos no están causando el mismo impacto de sus predecesores de hace medio siglo, pero todos coinciden en que sus especificaciones no solo son notablemente más extremas que las de los “muscle car” originales, sino que también se cuentan entre las más extremas de cualquier carro producido en serie. (Flash del Motor).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *