Los trabajadores repudian la amenaza de GM de abandonar América del Sur

gm1
Compartí este artículo!

gm1

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

Sindicatos se reunirán este martes con la automotriz para debatir un comunicado que sugiere que la empresa puede dejar Brasil.

El comunicado del presidente de General Motors Mercosur, Carlos Zarlenga, que emitió el viernes 18, que sugiere que la automotriz podrá deshacerse de sus operaciones en la región si no vuelve a la rentabilidad, fue recibido con indignación por los trabajadores.

El Sindicato de los Metalúrgicos de São José dos Campos y Región dice en una nota oficial que “GM instaura un clima de aprehensión entre los trabajadores, afirmando que 2018 fue un año de pérdidas para las plantas de América del Sur y que 2019 será decisivo para el futuro de la fábrica.

“Los planes de reestructuración mundial de la empresa son dignos de repudio de toda la sociedad. En nombre del beneficio, GM pretende dimitir a miles de padres y madres de familia en siete fábricas en Estados Unidos, Canadá y, por lo que se señala, América del Sur. Si se concreta, la medida llevará a las ciudades afectadas a pasar por inevitables tragedias sociales “, afirma el sindicato, que instó a los funcionarios a luchar contra el cierre de las fábricas.

Buscada por AutoIndustria, General Motors dijo que no se manifestará al respecto. El martes, 22, la automotriz debe reunirse con representantes de los sindicatos de São José dos Campos y de São Caetano do Sul, bases de dos de las cinco fábricas de la empresa en Brasil, tiene todavía unidades en Mogi das Cruzes (SP), Joinville (SC) y Gravataí (RS). El encuentro está marcado para la ciudad del Valle del Paraíba.

gm2

El comunicado de Zarlenga, que afirma que la empresa ha cosechado pérdidas en los últimos años, llama la atención por varios aspectos: GM es líder del mercado brasileño con 17,5% de penetración, tiene el coche más vendido del país en los últimos cuatro años y, se encamina inversiones para producir una nueva generación de vehículos en las plantas locales.

Publicidad
Diesa

Hace menos de un año, GM informó que había iniciado obras para ampliar la capacidad productiva de São Caetano del Sur de 250 mil a 330 mil vehículos anuales. En el sitio brasileño de la automotriz, el mayor destaque este lunes, es el texto que afirma que Mark Reuss, presidente de General Motors, confirmó a nivel mundial el 11 de enero el lanzamiento a partir de este año de una nueva familia, global de vehículos de alto volumen”.

Exactamente los productos que comenzarán a salir de las plantas brasileñas y también chinas. “Hasta 2020”, dice GM en el comunicado, “estos nuevos productos representarán uno de cada diez automóviles vendidos por GM en el mundo. Hasta 2023, esta proporción subirá a uno de cada cinco vehículos comercializados, siendo el 75% del volumen total de la compañía en América del Sur y el 20% en China.

El llamado Proyecto GEM, de sigla para Global Emerging Markets, dará origen a los sucesores, entre otros productos, del Onix, Prisma y Tracker. Por lo tanto, los discursos de Zarlenga y de la propia CEO Mary Barra, citada por el dirigente de la operación sudamericana en su comunicado, parecen contradecir la disposición y proyecciones reveladas por Reuss una semana antes.

Por eso, críticos evalúan que la alerta de Zarlenga, fijada incluso en las paredes de las fábricas, es mera presión del montador para obtener mayor flexibilidad en futuras negociaciones con los trabajadores brasileños y argentinos y también con los gobiernos de los dos países en busca de mejores resultados financieros a partir de este nuevo ciclo de productos. Una visita de Mary Barra a Brasil está siendo programada para breve.

gm3

La actual generación de automóviles y comerciales ligeros producidos en las plantas brasileñas ya está en su séptimo año de mercado. Incluso con la llegada de competidores más modernos en este período, el hatch Onix es el líder de ventas en el país.

El año pasado superó los 210.400 emplazamientos, el doble del segundo colocado el Hyundai HB20, lanzado cuatro años después. Su versión sedán, el Prisma, fue el quinto coche más vendido en 2018, con 71.700 licencias.

Juntos, así, Onix y Prisma representaron el 65% de los más de 434 mil vehículos vendidos con la marca Chevrolet en el mercado interno. Tasa dependencia de dos productos de segmentos menos lucrativos se señala con uno de los posibles motivos del supuesto perjuicio de la operación sudamericana.

De cualquier forma, independientemente de los números regionales, GM viene encaminando movimientos globales para aumentar su rentabilidad. En los últimos meses, anunció la retirada de línea de algunos vehículos, cierre de cinco fábricas en América del Norte y admitió, sin citar el país, con el fin de cerrar las actividades de otras dos.

Hace apenas dos años la automotriz estadounidense vendió la europea Opel a la francesa PSA. Fue con productos de la marca alemana que GM constituyó su cartera de vehículos ofrecidos en Brasil desde el final de la década del 60 hasta la llegada de Onix y compañía. Ahora, a partir del Proyecto GEM, la base de los Chevrolet fabricados – o sólo vendidos – en América del Sur será china. (Auto Industria).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *