La producción es afectada por las inundaciones en Rio Grande do Sul

Compartí este artículo!

La situación más grave es la de GM. Pero VW planea desocupaciones colectivas, mientras Mercedes-Benz y Stellantis han sufrido paradas técnicas, de acuerdo a Auto Industria.

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

La situación más crítica es la de General Motors, que tiene una fábrica en Gravataí y, por tanto, está siendo directamente afectada por los daños causados por las inundaciones en Rio Grande do Sul.

Pero otros automóviles instalados en el país también tienen problemas en el área de producción debido a que las piezas allí producidas no llegan a sus líneas de ensamblaje.

GM informa que su fábrica en Rio Grande do Sul permanecerá cerrada en jornadas de puertas abiertas hasta el 17 de mayo, “como medida para priorizar la seguridad de sus empleados”.

La empresa trabaja junto con el Instituto GM y se ofrece como voluntaria para apoyar a los empleados afectados y a la comunidad con donaciones financieras, alimentos, artículos de higiene, limpieza y ropa. “Además, proporcionamos vehículos para realizar operaciones de rescate”, revela el fabricante.

Volkswagen, por su parte, reconoce problemas en varias unidades por falta de piezas producidas en Rio Grande do Sul.

Publicidad
Perfecta

La automotriz alemana registró vacantes colectivas preventivas a partir del 20 de mayo para las fábricas de Anchieta, Taubaté y São Carlos, todas en São Paulo. La tonalidad durará 10 días en Anchieta y Taubaté y 11 en São Carlos.

“La fábrica de São José dos Pinhais, PR, en este momento, seguirá produciendo con normalidad. Volkswagen do Brasil se solidariza con la ciudad de Rio Grande do Sul y reafirma su convicción de que la reconstrucción de este estado se realizará con la misma grandeza que la de la ciudad de Rio Grande do Sul”, destaca VW en un comunicado.

Mercedes-Benz do Brasil también expresa su solidaridad con las víctimas de las inundaciones en Rio Grande do Sul y dice que está movilizando campañas para recolectar donaciones y recursos financieros en sus fábricas.

En su fábrica de São Bernardo do Campo, SP, la semana pasada se produjeron numerosas paradas técnicas y la empresa sigue “siguiendo minuto a minuto la situación del suministro de piezas para las líneas de producción, con el fin de tomar las medidas necesarias para adaptar el escenario para servir a sus clientes de la mejor manera”.

Otro fabricante que también se movilizó y realiza acciones con sus empleados, distribuidores y consumidores para ayudar a la población de Rio Grande do Sul es Stellantis.

En nota oficial, la empresa admite que debe detener temporalmente la producción en el Complejo Automotriz de Córdoba, en Argentina, y continúa analizando la necesidad de nuevas paradas en sus unidades en la región.

“El impacto sin precedentes de la catástrofe en todo el sistema logístico de transporte y suministro de componentes provocó la paralización del organismo encargado de expedir las licencias ambientales exigidas por la legislación vigente”, explica Stellantis, destacando que siempre prioriza “la seguridad de sus empleados.” y proveedores”.