La máquina fertilizante autopropulsada más grande de Jacto con motor Cummins QSB 6.7

Compartí este artículo!

La Uniport 8030 NPK debutó durante el Salón Rural Coopavel con un nuevo concepto de diseño para alta productividad en el campo. Las soluciones del líder en tecnología energética contribuyeron al proyecto innovador del cliente.

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

Cummins Brasil cosecha los frutos cultivando su presencia en el sector agrícola. El líder en tecnología celebra, junto con el cliente Jacto, el lanzamiento de la nueva fertilizadora automotriz Uniport 8030 NPK, equipada con el reconocido motor en el segmento Off-Highway, el QSB 6.7 de 295 hp a 2200 rpm. La novedad hizo su debut en el mercado nacional durante la Feria Rural Coopavel, la semana pasada.

La elección del motor Cummins para esta aplicación es resultado de los esfuerzos dedicados por la empresa en ofrecer en el país, desde finales de 2021, una nueva propuesta QSB 6.7, con mayor potencia, permitiendo a las automotrices del segmento beneficiarse de una Motor de altas prestaciones, prestaciones y menor cilindrada. “En el caso de la Uniport 8030 NPK, con la motorización de la línea media, pudimos equipar la máquina fertilizante más grande jamás producida por Jacto, con un depósito de 8 m³ de capacidad”, dice Tiago Costa, Gerente de Ventas de Cummins Off- Carretera.

Cabe mencionar que el mismo motor QSB 6.7 impulsa la máquina fertilizante Jacto Uniport 5030 NPK de 5m³ de capacidad, lo que demuestra la flexibilidad de las soluciones de Cummins y la experiencia en ingeniería para ofrecer motores a medida para los fabricantes de automóviles.

Publicidad
Diesa

Los avances en el QSB 6.7 también permitieron la entrega de un motor compacto y personalizado. Con alto rendimiento a altas velocidades y bajo consumo de combustible, el paquete de soluciones Cummins ayudó a Jacto a lanzar un nuevo concepto de fertilizante automotriz en el mercado brasileño.

El nuevo Uniport 8030 NPK llama la atención por su disposición con motor delantero, amplia cabina para mayor comodidad del operador y tanque con capacidad de 8 m³. Los diferenciales de la máquina son el aumento del 60% en la capacidad de la cuchara y del 20% en la productividad diaria, con calidad y precisión en la dosificación y distribución de fertilizantes, ya sean granulados, en polvo o en semillas.

Además de permitir una mejor distribución del peso, la instalación del motor en la parte delantera implicó un proceso personalizado. “Desarrollamos un conjunto inferior, similar a aplicaciones en el sector automotriz, optimizando las tuberías de los sistemas de admisión y escape, además de hacer accesibles elementos de mantenimiento periódico como filtros de combustible y aceite. Estas son soluciones que forman parte de nuestro concepto de entregar un producto que impacte positivamente al cliente, agregando valor al proyecto y llevando productividad al campo, con alta disponibilidad de los equipos en operación”, dice Andre Selim, líder de Ingeniería Fuera de Carretera de Cummins.

El proceso de modernización de equipos agrícolas continúa en línea con los avances en la electrónica integrada en los motores Cummins. También según Costa, “la calibración de la interfaz del motor incluyó procesos de modernización para una perfecta sincronización, a través de señales digitales, con la centralita electrónica Uniport 8030 NPK. Con esto contamos con equipos que operan en condiciones ideales de desempeño, optimizando los esfuerzos de tracción con el control automático de rotación del QSB 6.7”.

Certificado MAR-1 y compatible con Biodiesel (hasta B20), el motor QSB 6.7 cuenta con un sistema de bomba de combustible, desarrollado exclusivamente para uso industrial, que utiliza componentes y materiales que aportan mayor robustez a los efectos del combustible vegetal, así como un filtro separador de agua de alto rendimiento.