¿Importar o producir localmente?, una pregunta que analizan en Brasil

pregun2
Compartí este artículo!

Una reflexión para hacer no solo sobre vehículos, sino también sobre la industria de componentes.

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

El siguiente artículo fue escrito por Cassio Pagliarini, de Bright Consulting y reproducida por Auto Industria.

Hace 15 años, Brasil tenía tres fabricantes de alternadores y exportaba vehículos producidos exclusivamente en el país a mercados más allá de Sudamérica ¿Qué ha cambiado desde entonces y cuáles son las perspectivas para el futuro?

La globalización ha tenido fuertes efectos en el mercado brasileño, con la transferencia de muchos componentes y subconjuntos al abastecimiento asiático. El panel de instrumentos es un ejemplo típico y, hoy, al menos el 70% de los vehículos brasileños llevan componentes de clúster fabricados por los chinos; vale la pena recordar que hace 20 años, los vehículos producidos aquí usaban conjuntos con menor tecnología, todos locales.

Es un caso en el que plantas gigantes fabrican inmensas cantidades de componentes, logrando economías de escala que pocos pueden superar. Aún en autopartes, a fines del siglo pasado, Brasil era un país que abastecía de sistemas de frenos a todo el mundo, debido al amplio surtido de hierro fundido y tecnología brasileña desarrollada en estos sistemas. Hoy dejamos de exportar juegos de frenos.

Perdimos una competitividad que ya se había logrado. ¿Qué sucedió? La respuesta está en la falta de actualización y absorción de los proveedores brasileños por parte de las organizaciones globales, que, en su mayor parte, no estaban interesadas en mantener el desarrollo aquí, por la falta de competitividad y las arquitecturas ya consolidadas en otros lugares.

 pregun2

Los proveedores fueron absorbidos por no tener la capacidad de desarrollarse e invertir individualmente. Los accionistas locales se han beneficiado de la venta de sus empresas y de la inversión de los fondos en actividades de menor riesgo.

Brasil ya ha exportado Volkswagen Passat a Irak, Volkswagen Voyage a Estados Unidos, Fiat Uno a Italia y Ford EcoSport a México en grandes volúmenes. Hoy, nuestro único cliente internacional importante es Argentina.

Parte de la pérdida en el mercado externo se explica por la expansión del mercado brasileño hasta 2013, con mayor uso de capacidad en las ventas internas, mucho más rentable en ese momento. Ocurre que la exportación de vehículos es un tipo de transacción a largo plazo y muy competitiva. Los países clientes desatendidos se adaptan rápidamente y comienzan a comprar de otras fuentes.

Publicidad
Chevrolet

Hoy en día, los productos fabricados aquí se asemejan cada vez más a los homólogos de la misma marca en otros países, lo que dificulta aún más la competencia. ¿Cómo puede el Renault Sandero brasileño, por ejemplo, competir con la versión rumana, producida en volúmenes mucho mayores?

El mismo razonamiento se aplica a Chevrolet Onix, Ford Ka, Toyota Yaris, Hyundai Creta, todos los productos de alto volumen aquí, desarrollados y producidos simultáneamente en países de bajo costo y, por lo tanto, pueden capturar oportunidades de exportación.

La ingeniería brasileña también se transfirió a otros países, lo que resultó en una gran ola de despidos en los fabricantes de automóviles. Hoy hay honrosas excepciones donde ayer era común el producto exclusivamente brasileño. Aquí sólo quedan las operaciones de “tropicalización” que involucran materiales, colores, series especiales y motores flexibles.

¿QUÉ NOS ESPERA POR DELANTE?

 pregun3

La pandemia de Covid-19 mostró las dificultades de tener una base de suministro de componentes en el otro lado del planeta. Una cultura más proteccionista obligará a los fabricantes de automóviles a ubicar una mayor parte de sus actividades en Brasil, sujeto a un menor riesgo logístico. Este movimiento, sin embargo, tendrá un costo que aún no es posible evaluar.

La relación entre el dólar y el real también debería favorecer la formación de bases locales, después de todo, nunca ha sido más barato invertir en Brasil, pero serán proveedores globales que producirán aquí, no empresas brasileñas. Si el tipo de cambio se deteriora, estos jugadores se irán nuevamente. Desconectados de una fuente global de tecnología y con capital nacional, dos tercios de las empresas Tienen sus bases para el suministro de componentes, que pueden desaparecer.

En el caso de los vehículos, el razonamiento es más complejo. Brasil ya tiene la escala para fabricar grandes volúmenes del mismo modelo en los segmentos de compactos y SUV. La fabricación de estos modelos debe permanecer protegida a largo plazo, pero todos los demás segmentos enfrentan grandes desafíos.

Las negociaciones bilaterales entre la Unión Europea y Mercosur reducirán las barreras arancelarias a partir de 2026, lo que hará que los vehículos producidos en países eficientes del Viejo Mundo sean más competitivos. Llegarán vehículos medianos y premium, que aquí tienen una demanda restringida y sin posibilidad de competir en estos segmentos.
¿Cuál es la oportunidad para Brasil, de todos modos? Ser tan eficiente en la producción de autos compactos y SUV, que la exportación, desde Brasil, vuelva a ser viable, una vez que se resuelvan adecuadamente los problemas de competitividad. Idealmente, la producción de modelos exclusivos sería de gran contribución.

Queda por ver si las marcas internacionales estarían interesadas en hacer de Brasil un centro de producción como lo fue en el pasado. Ahí es donde entran las estrategias gubernamentales y nadie parece pensar en eso en este momento. Contamos con un gran mercado interno para apalancar la exportación de ciertos modelos.

Brasil necesita poder desarrollar la estrategia para viabilizar este plan. Los principales actores necesitan tener una visión estratégica que les permita abordar el debate en la dirección de adecuar las políticas del sector para incrementar la competitividad y aumentar el rol del sector.

Durante la época de las vacas gordas, la industria nacional parece haber olvidado una lección importante: sin importar el precio del dólar o el estado de ánimo del mercado interno, el cliente de exportación debe ser tratado estratégicamente y preservado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *