ACC es propietaria de la construcción de dos gigafábricas de baterías en Europa

Compartí este artículo!

La empresa conjunta entre Stellantis, Mercedes-Benz y TotalEnergies quiere reestudiar el mercado y las tecnologías, de acuerdo a un informe de Auto Industria.

Recibí las noticias en tu celular: Canal de WhatsApp Motorpy

Otra señal clara de que en general es, y no será, un camino dorado para los fabricantes de vehículos eléctricos: ACC, Automotive Cells Company, empresa conjunta entre las poderosas Stellantis, Mercedes-Benz y TotalEnergies, ha pisado con firmeza el freno. Trabaja en dos de sus gigafábricas de baterías.

La empresa creada en 2020 interrumpió la construcción de las plantas de Termoli, en Italia, cuyo calendario preveía su funcionamiento en 2026, y de Kaiserslautern, en Alemania, inicialmente prevista para 2025, según la agencia de noticias Reuters.

ACC justificó la medida afirmando que está estudiando el desarrollo de baterías más baratas para dar servicio a vehículos eléctricos igualmente más baratos y que, por tanto, recién a finales de este año o principios del próximo se producirá una nueva construcción e inicio de calendario de producción en estas plantas.

El director general, Yann Vincent, considera que las pilas de fosfato de hierro y litio, LFP, de la fábrica de Kaiserslautern son una alternativa muy explorada por los competidores chinos, como el fabricante CATL.

Por ahora, ACC produce baterías de iones de litio en su única unidad operativa, Billy-Berclau Douvrin, en el norte de Francia, inaugurada en mayo del año pasado con un coste de 850 millones de euros y que debería estar a plena capacidad a finales de este año.

Con una capacidad inicial de 13 GWh, la gigafábrica francesa aspira a alcanzar los 40 GWh en 2030, año en el que el trío que se formaría con Kaiserslautern y Termoli, tendría una capacidad combinada de 120 GWh. La previsión es que los tres complejos consuman 7.000 millones de euros en inversiones a final de década.

Publicidad
Chevrolet
banner

Pero durante la ceremonia de inauguración de la planta francesa, el año pasado, altos directivos de los fabricantes de automóviles y socios de ACC defendieron una normativa más flexible para la descarbonización de la producción y de los vehículos en Europa.

La Unión Europea ha fijado la extinción de los motores de combustión para 2035 -una fecha límite cuestionada por muchos- y el aumento de las restricciones de emisiones lo ha hecho desde entonces, mientras las ventas de modelos eléctricos continúan a un ritmo más lento del deseado y con un coste de producción que sigue siendo elevado. alto, especialmente en comparación con los chinos. vehículos.

Del capital de ACC, el 45% pertenece a Stellantis, el 30% está en manos de Mercedes-Benz y Saft, filial de TotalEnergies, y el 25% restante.

Consultado en la prensa sobre la decisión del ACC, Carlos Tavares, director general de Stellantis, se limitó a afirmar que las inversiones en vehículos eléctricos deben ajustarse al ritmo de crecimiento del mercado, factor sobre el que las empresas no tienen control, enfatizó.

Mercedes-Benz se mostró igualmente evasiva. En un comunicado, se limitó a decir que está comprometido con ACC y que su estrategia de electrificación sigue el “camino correcto”.

ACC no es el primer fabricante de baterías que revisa sus planes para Europa. La empresa china Svolt anunció hace unos días que había renunciado a construir una fábrica en Lauchhmamer, Alemania.

El proyecto fue anunciado en septiembre de 2022, pero, en un comunicado, Svolt reveló como motivos la incertidumbre de los avances, los desafíos al final de los motores de combustión, las distorsiones del mercado por subvenciones “desigualmente distribuidas” e incluso la cancelación. de un proyecto importante para un cliente.