Poco a poco, las empresas comienzan a cambiar el cableado de sus líneas.

Si en Europa se interrumpe la producción y en Brasil la semana es el comienzo del paro en casi todas las empresas, el sector del automóvil comienza a cambiar ligeramente en el otro lado del mundo. La imagen sigue siendo seria, pero al menos la industria automotriz china ha mostrado cierto movimiento después de semanas de suspensión de la producción.

Según las agencias internacionales, los proveedores y fabricantes de automóviles ya están intentando reactivar sus líneas de ensamblaje, aunque sea tímidamente. "La gran mayoría de nuestros concesionarios han reabierto, los clientes están regresando", dijo Ola Kallenius, CEO de Daimler, a periodistas en la empresa conjunta Beijing Benz Automotive.

china2

En la primera quincena de marzo, Volvo Car, propiedad de la compañía china Geely desde 2010, reanudó sus actividades en sus tres plantas de vehículos y una planta de motores ubicada en cuatro ciudades.

Este martes (24), Polestar, la división de Volvo para vehículos eléctricos, lanzó la producción de su primer modelo de volumen en la planta de Luqiao y que, según el cornograma original, comenzará a venderse en Europa desde la mitad del año

La cadena de suministro también tiene ejemplos de recuperación, también a un ritmo lento. Ya hay varios ejemplos de empresas de autopartes en funcionamiento, como Webasto de Alemania, que reactivó las líneas de todas sus once plantas chinas, así como Faurecia la semana pasada.

La provincia de Hubei, el epicentro de la pandemia de coronovirus, ha decidido liberar el tráfico en las carreteras que conducen a Wuhan, su capital, uno de los principales centros de producción de vehículos que había estado aislado durante meses, a principios de abril. (Auto Industria).


Redes Sociales

PUBLICIDAD PUNTO WEB STUDIO

Catalogo Web Feed