Los robots colaborativos (cobots) de la línea de montaje del Ford Fiesta, ahora cuentan con una coreografía diseñada para los toques finales del vehículo.

En el centro de producción de Colonia, Alemania, los ingenieros de Ford implementaron por primera vez un equipo de seis robots colaborativos para lograr la perfección en el acabado del Ford Fiesta.

Estos cobots, realizan una secuencia coreografiada que les permite lijar la superficie del chasis del auto en solamente 35 segundos. Realizando un trabajo en conjunto con los humanos, permitiendo que ellos focalicen su trabajo en otras tareas más complejas y eviten el estrés de tareas repetitivas.

Los cobots son del modelo UR10, el más vendido del mundo y que se utilizan comúnmente en la industria de equipos de audio de alto rendimiento. En la planta de Ford, se les coloca una capa 3D flexible junto a un papel de lija en el brazo robótico, dándoles la misma precisión y destreza que una mano humana.

Desde el equipo de ingenieros que trabaja con estos cobots, dicen: “Ellos pueden notar cuándo se necesita aplicar más fuerza, igual que nosotros, y pueden llegar más fácilmente a lugares de difícil acceso, como el centro del techo”.

En total son seis robots quienes hacen el trabajo, el cual no deja rastro a la vista. Igualmente, puede que alguna marca se sienta al tacto, para que eso no afecte la línea de producción, dos empleados hacen la revisión final.

Los buenos resultados que esta innovadora técnica de trabajo en equipo robótico-humano, han hecho que Ford comience a estudiar la ampliación del uso de cobots en las plantas de Valencia (España) y de Craiova (Rumania). (Press Latam).