Los mercados de camiones pesados e implementos de carretera con calefacción impulsaron los resultados.

El balance de los resultados financieros de Randon Companies en la primera mitad apunta a un aumento del 25,5% en los ingresos netos a R $ 2,4 mil millones de R $ 1,9 mil millones en el mismo período de 2018. Según la compañía, varios factores contribuyó al resultado, aunque no se han confirmado las expectativas de un nuevo ciclo de crecimiento económico en el país.

"Estamos en un escenario de recomposición de precios, control de costos y volúmenes crecientes de ventas de camiones pesados e implementos de carretera, que exigen mayores volúmenes de autopartes a compañías controladas, especialmente frenos, ejes y suspensiones", dice Paulo Prignolato, CFO de Randon Companies. "También hemos completado recientemente proyectos de expansión de capacidad con ganancias de productividad, como la inauguración del centro de distribución Randon Linhares y la formación de Randon Triel-HT".

De enero a junio, el beneficio bruto alcanzó R $ 616,1 millones, con un margen del 25,3% frente a R $ 460,8 millones y un margen del 23,7% registrado un año antes. El EBITDA consolidado avanzó 18.3%, totalizando R $ 337.9 millones en los primeros seis meses del año y un margen de 13.9%.

Las exportaciones crecieron un 23,6% en el primer semestre, totalizando R $ 332,4 millones contra R $ 269 millones en los primeros seis meses del año pasado. Según un comunicado, aunque Randon mantiene su participación en las exportaciones por encima del 70%, el mercado extranjero ha estado mostrando signos de desaceleración, principalmente debido a los precios de los productos básicos, cobre y granos, mientras que en Argentina el escenario sigue siendo complejo debido a políticas, mejoradas por ser un año electoral.

La compañía destaca el volumen de implementos de carretera vendidos en el segundo trimestre como el segundo mejor en la historia de Randon Implemento, con más de 6,900 unidades. Sin embargo, cree que la baja actividad económica durante todo el año ya está experimentando una desaceleración en las ventas de semirremolques en todos los segmentos, lo que puede afectar la cartera de producción en el cuarto trimestre y principios de 2020, si no hay recuperación de negocios en los próximos meses. (Auto Industria).