La empresa ya cerró contrato con montadoras locales y entrega comienza en 2020.

Sin revelar un solo número sobre sus operaciones brasileñas, Garrett Motion anunció este martes que está iniciando inversiones en el país para la producción de turbocompresores para motores de gasolina / flex. En una visita a Brasil, el presidente y CEO global, Olivier Rabiller, no ha revelado el importe del aporte ni en cuánto se ampliará la producción local.

Se limitó a decir que "la producción va a estallar", sin revelar cuál es el volumen actual de turbos para vehículos pesados que sale de sus líneas de montaje. También dijo que habrá contrataciones, pero no especificó cuántas y tampoco el número de funcionarios existentes hoy en la fábrica de Guarulhos (SP).

La primera toma de los nuevos turbos llega al mercado el año que viene y nuevas líneas serán lanzadas en 2021 y 2022. El CEO aseguró que la empresa viene conversando con todas las automotrices y que ya hay contratos de suministro cerrados. También en ese caso no especificó las marcas de vehículos ligeros que comprar sus turbos.

Actualmente Garrett suministra para montadoras de camiones, autobuses y fabricantes de camiones diesel. La producción brasileña es exportada al mercado de reposición de los demás países de América del Sur.

Según Rabiller, la empresa ya está en proceso de desarrollo de proveedores locales. No reveló meta de nacionalización de los nuevos turbos, diciendo sólo que será localizado lo máximo posible "pues no queremos quedarnos dependientes del cambio".

El ejecutivo informó, además, que la idea es desarrollar proveedores locales de tecnologías aún no disponibles por aquí. El CEO elogió los programas Inovar-Auto y Ruta 2030, que a partir de las metas de eficiencia energética y reducción de emisión de contaminantes contribuyeron para el advenimiento del uso del turbo en motores a gasolina/flex en el país.