Autos de nivel 4 de autonomía circulan por toda la ciudad.

En poco más de un año, el proyecto conjunto de Aptiv con Lyft, empresa estadounidense de transporte que conecta a conductores y usuarios de coches compartidos a través de aplicaciones, ya contabiliza más de 25 mil viajes autónomos en Las Vegas, Estados Unidos.

Lanzado como piloto durante el CES, Consumer Electronics Show, de 2018, y aún así en ruta punto a punto predeterminado, el proyecto evolucionó bastante en este período. Ahora son 30 vehículos autónomos que circulan por las calles de la famosa ciudad del estado de Nevada.

Los viajes también pasaron a ser cobrados. En total, los vehículos se desplazaron a cerca de 1,6 mil destinos también para todo el resto del condado de Clark, cuya sede es Las Vegas, incluyendo lugares de entretenimiento, centro de convenciones y reparticiones públicas. Según Aptiv, los usuarios del servicio en ese período concedieron una nota de 4,95 para un máximo de 5 puntos.

Los automóviles cuentan con más de 20 dispuestos para transitar a nivel 4, es decir, el conductor sólo actúa en condiciones absolutamente adversas, de lo contrario el viaje se cumple sin ninguna intervención humana.

Para ello, se instalaron radares de largo y corto alcance, GPS, cámaras y LiDARs, de la sigla inglesa para Ligh Detection and Ranging, radares que utilizan el láser para identificar objetos. Ellos son capaces de reaccionar a un objeto por lo menos dos veces más rápido que un ser humano, asegura Aptiv.

La empresa de tecnología automotriz ya desarrolla programas piloto también en Boston, también en Estados Unidos, y en Singapur. En la Ciudad-Estado asiática, los vehículos autónomos llevan a personas de sus puntos de origen a una red de transporte ya establecida y de ella hasta los destinos finales.

Los vehículos de nivel 4 de autonomía de Aptiv ya están muy cerca de la meta perseguida por toda la industria automotriz para la próxima década: la conducción totalmente autónoma, que dispensa la presencia de un conductor dentro del vehículo y elimina volante y pedales.

Los niveles de conducción son:

0: la dirección depende del 100% del conductor, con equipos que sólo alertan al conductor.

1: el vehículo es capaz de hacer algunas acciones, como mantener una determinada velocidad, pero las principales acciones al volante todavía dependen del conductor.

2: con tecnologías más avanzadas, como asistente de estacionamiento, el vehículo logra acelerar, frenar y mantenerse dentro de las carriles, aunque el conductor debe estar atento a la vía todo el tiempo para asumir la dirección y reaccionar en situaciones de emergencia.

3: el vehículo consigue asumir la dirección, incluso, en carreteras. Sin embargo, el conductor debe estar atento y es invitado a demostrar reacciones, como tocar el volante, de vez en cuando.

4: prácticamente todas las acciones del vehículo dependen del conductor, pero el conductor debe asumir en condiciones adversas, como climáticas.

5: con todos los equipos del nivel 4, el sistema automatizado dispensa la presencia de un conductor, además de volante y pedales, con los comandos hechos por voz o aplicación de smartphones. (Auto Industria).