Luiz Rezende comandará las acciones en decenas de mercados, según las últimas determinaciones.

Volvo Cars ha creado una nueva estructura administrativa para coordinar sus negocios en América Latina. A partir de este mes, cabe al brasileño Luiz Rezende, que seguirá también como presidente de Volvo Car Brasil, comandando las acciones que involucrarán decenas de mercados, incluyendo el propio Brasil y México.

Rezende también pasa a integrar simultáneamente el grupo de ejecutivos que dirige las actividades de la automotriz en las Américas, una de las regiones más importantes del mundo para la empresa y que engloba los mercados de Estados Unidos y Canadá, de los casi 94.000 vehículos vendidos por la marca globalmente en el mercado, en el mercado norteamericano.

Sin embargo, eso no le impedirá seguir en São Paulo, donde está ubicada ahora también la sede de la operación latinoamericana, además de la subsidiaria brasileña. Y de aquí, su misión, afirma la empresa, será "paliar sinergias para garantizar un crecimiento prometedor y sostenible en la región".

El ejecutivo tendrá, en realidad, que replicar a nivel continental el éxito que ha obtenido con la marca en Brasil en los últimos años. El año pasado, la empresa golpeó nuevamente su récord de vehículos negociados en el mercado interno: más de 6,8 mil unidades, nada menos que el 96% más que los emplazamientos del año anterior.

Y, lo que todo indica, 2019 deberá superar esa marca con alguna facilidad. La empresa proyecta colocar en las calles 8 mil vehículos, la casi totalidad de utilitarios deportivos. Sólo en el primer bimestre ya se vendieron extas 1.056 unidades, nuevo salto del 63% sobre el mismo período de 2018.

Hace algunos años, Volvo decidió concentrar sus esfuerzos mundiales en utilitarios deportivos. La medida se mostró acertada, ya que el segmento tiene fuerte crecimiento en todo el mundo. En Brasil, ya representa cerca de un cuarto del mercado de automóviles y comerciales ligeros.

La empresa vende en el país los SUVs XC40, XC60 y XC90. El líder de ventas fue el modelo de porte intermedio, el 60, que sumó 2,9 mil unidades vendidas, contra 2.400 del XC40. La disputa por la punta debe ser más fuerte este año. En el primer bimestre, el XC60 se mantuvo al frente por meras veinte unidades emplazadas más que el XC40: 428 contra 408. (Auto Industria).


Redes Sociales