Diferentes configuraciones de vehículos se incorporan en operaciones reales con acompañamiento de equipo dedicado a estas operaciones.

Los esfuerzos para reducir los costos operativos de los operadores de transporte de pasajeros llevaron a Mercedes-Benz a crear un área de negocios dedicada a demostraciones y monitoreo de sus productos durante algún tiempo en la flota del cliente. El fabricante dispone de 21 modelos con diferentes configuraciones, de las carreteras a los urbanos pasando por los articulados, que sirven de plataforma de presentaciones de tecnologías y servicios por más eficiencia.

Única en el país a tener una estructura de tipo para el segmento de autobuses, la empresa espera ampliar su presencia con la ampliación y creación de nuevos servicios dedicados. Para ello, reserva inversión de R $ 12 millones para área en el bienio 2019/2020, que también serán destinados a equipos y renovación de flota propia.

"La idea es invertir cada vez más en eso, con monitoreo y retorno permanente a los gestores", refuerza Walter Barbosa, director de ventas y marketing de autobuses de Mercedes-Benz. "Integrar el producto en la flota del cliente es la mejor manera de estar más cerca de él y poder ofrecer la mejor solución para su operación."

El ejecutivo cuenta que sólo en el segmento de carreteras, en el período de 2016 a 2017, con tres vehículos completó 24 demostraciones. Ahora con los once modelos que disponen, la estimación es sumar ochenta demostraciones en el período 2018/2019. El año pasado, las acciones del área de demostración resultaron en ventas efectivas de 205 unidades, "clientes que experimentaron y compraron", afirma Barbosa.

Además de la flota propia para ofrecer, la empresa refuerza servicio de gestión compartida y pretende dar más atención al pequeño flotista, el del minorista, normalmente clientes con menos acceso a las tecnologías, que pasarán a tener paquetes de contratos de mantenimiento y servicios de telemetría. Se trata de una importante parte en torno al 30% del mercado de autobuses, cerrado el año pasado con poco más de 15 mil unidades.

"Mercedes-Benz quiere entender ese mercado y ajustar productos y servicios de acuerdo con las necesidades específicas de este público", cuenta Silvio Renan, director de piezas y servicio al cliente de la compañía. "La iniciativa crea un canal entre el pequeño flotista y la fábrica."

En el paquete de nuevos enfoques, la empresa también pone foco en lo que llama Consultor Gerencial BSP (de Bus, Service and Parts). El servicio promete soporte en la gestión de la flota del cliente, con propuestas de metas y acciones para mejorar los indicadores de desempeño de la empresa. (Auto Industria).