El director general Carlos Tavares dice que "hay mucho más que hacer en una fábrica antes de recortar puestos de trabajo".

El primer contacto con la prensa de Carlos Tavares como CEO de Stellantis trajo la mejor noticia que las operaciones sudamericanas del recién formado cuarto mayor fabricante de automóviles del mundo podrían tener en un principio. Preguntado sobre si la empresa pretende reducir el número actual de seis plantas que tiene en Brasil y Argentina, el ejecutivo negó enfáticamente.

“Hay mucho más por hacer en una fábrica de vehículos antes de recortar empleos”, dijo Tavares, durante una entrevista de casi dos horas transmitida por Internet en cinco idiomas. Reafirmó así lo que los dos grupos dijeron inicialmente cuando revelaron las negociaciones por la unidad global, aún a fines de 2019.

Pero, conocido por su objetividad y contundencia, el ejecutivo portugués, recordando la salida de Ford de Brasil, trató de inmediato de agregar que corresponde a los gobiernos locales decidir si quieren mantener la industria automotriz en la región.

“Hay un momento en el que esta pregunta debería plantearse a los gobiernos. Nuestro compromiso es no cerrar ninguna fábrica por la fusión. Stellantis tiene el 18% del mercado automotriz en Latinoamérica, somos capaces de ser competitivos. Pero no podemos trabajar con todos los vientos en contra".

El CEO de la automotriz también atribuyó, en parte, a los gobiernos la evolución de la oferta y producción de autos eléctricos e híbridos en Sudamérica:

“La electrificación conlleva costes adicionales para los vehículos y, por tanto, o una parte de los clientes quedará fuera o los márgenes se sacrificarán mucho. Necesitamos encontrar soluciones a estas contradicciones y eso también está en manos de los gobiernos. Tenemos movilidad limpia y sustentable y la podemos ofrecer a los consumidores de América Latina”.

 stellantis suda 02

A nivel mundial, Stellantis ya cuenta con 29 modelos electrificados y lanzará otros diez en 2021. El objetivo es que para 2025 todos los vehículos del grupo tengan al menos una versión electrificada.

Tavares no dio detalles sobre el recorrido que Stellantis pretende dar a las catorce marcas de vehículos provenientes de FCA y PSA a nivel mundial. Pero aseguró que no piensa en eliminar a nadie, aunque los planes están en desarrollo.

Citó verbalmente a Alfa Romeo y Maserati, dos marcas con bajos volúmenes y originarias de la FCA: “Debemos encontrar formas de aprovechar todos los valores y tener un crecimiento sostenible para ellos”.

Lo que sí es cierto, sin embargo, es la determinación del fabricante de automóviles de invertir cada vez más en tecnologías y servicios de movilidad, además de contar con productos -algunos siameses, aunque con la personalidad de cada marca- que satisfagan las necesidades de diferentes mercados y segmentos.

Los SUV, al parecer, merecen una atención especial, tanto que Tavares señaló que el segmento debería representar más de un tercio de las ventas en Europa y China para 2030.

Stellantis, dice el CEO, también buscará aprovechar la diversidad de culturas que alberga en su plantilla de 400 mil empleados de más de 150 nacionalidades. La compañía está presente en 130 países y comenzó a cotizar el lunes 18 en las bolsas de valores de París y Milán y el martes 19 en la bolsa de Nueva York. Se esperan sinergias anuales de alrededor de € 5 mil millones con el intercambio de plataformas, ganancias de escala, compras y tecnologías.

También el martes, considerado el “Día Uno” de Stellantis, se dieron a conocer los ejecutivos que ocuparán los principales puestos del grupo y los nueve comités que coordinarán el desempeño y la estrategia de toda la compañía. Entre los nombres más conocidos en Brasil se encuentran el ex director ejecutivo de FCA, Mike Manley, ahora responsable de las Américas, y Antonio Filosa, designado jefe de operaciones en América del Sur. (Auto Industria).


Redes Sociales

PUBLICIDAD SERVITES

Catalogo Web Feed