Por César Insfrán

Coincidencia o no, pero un fin de semana como la de este año 2021, pero del año 2010, hace 11 años, Francisco Gorostiaga Jiménez, el popular Pancho cerraba en la ciudad de Ybycuí en el Departamento de Paraguarí el último Rally de su vida.

Eran el 13 y 14 de noviembre de aquel año y era sábado y domingo como las de este año, cuando este apasionado piloto aceleró sus últimas Pruebas Especiales. Esta carrera era conocida como Rally de Ybycuí, siendo la última fecha del Campeonato Nacional de la especialidad del 2010.

goros2

Pancho llegó a esta prueba con un auto totalmente nuevo, un Mitsubishi Evo X preparado en tiempo récord por Mario Laterza.

Su anterior unidad, de similares características quedo reducida a nada en el Rally del Chaco, saliendo el ileso de un espectacular vuelco en compañía de su navegante, Eduardo Gómez, el Popular Trompi con quien ya llevaba cosechados dos generales del Chaco (2006 y 2007), que la sumó a su primera conquista del 2002, cuando subió a lo más alto del podio con Víctor Figu Aguilera.

goros3

FUE UNA CARRERA DIFERENTE PARA PANCHO

El autor de esta nota fue llamado días antes por el popular piloto solicitando que le llevará los tiempos de la carrera en el Parque de Reparaciones.

El pedido de este destacado empresario del rubro automovilístico y piloto no se podía rechazar ya que lo hizo en una forma muy especial. Recuerdo muy bien sus palabras: “No puede ser que estos chicos me sigan haciendo entre 8 a 10 segundos en cada especial”, decía y reclamaba: “ándate a Ybycuí y contrólame los tiempos”.

goros4

Por supuesto que allí estuve y grande fue mi sorpresa porque Pancho ordenó que me entregarán una notebook y acondicionara su tráiler con aire acondicionado, internet a full y un servicio de catering de primer nivel.

A poco del inicio de la carrera, el día sábado 13 de noviembre y al final del primer rulo de 3 pruebas especiales, Pancho llegó a su PC con mucho calor y entró a su tráiler a pegarse un baño y al salir dijo: “Puede ser que estos chicos me sigan ganando, pero no van a estar más frescos y limpios que yo”.

Esta situación era llamativa porque Pancho nunca hacía algo igual y casi nunca se quejaba del clima caluroso. De verdad era llamativo este cambio de comportamiento.

goros5

ATENTO A LAS INDICACIONES MÉDICAS

Al poco tiempo nos enteramos que consultaba con el Dr. Alberto Cardozo sobre porque sentía cosquilleos en sus manos y el profesional médico le señaló que al término de la carrera acudiera a un especialista del corazón porque había indicios de que se trataba de una pequeña falla en la circulación de la sangre.

Pancho continuó en carrera ese día 13 de noviembre sin ningún tipo de problemas e incluso fue primero en la última Espacial, en donde sin embargo luego iguala su tiempo Alejandro Galanti.

De igual manera y motivado estuvo el día domingo 14 en la etapa 2 en cuya primera especial el reventón de unos de los neumáticos de su Evo X causó problemas, especialmente en el sistema eléctrico lo que forzó su abandono.

goros6

Ya en los días posteriores, el jueves 18 de noviembre, que también se repetirá este, Pancho concurrió a un profesional médico, pero todos los exámenes y pruebas físicas a los que se sometió salieron con resultados normales.

Sin embargo, a poco de finalizar su consulta médica y antes de abandonar el centro médico fue víctima de un paro cardíaco masivo del que no pudo salir. Fue el adiós de un gran deportista, que tenía muchos proyectos a la vista y que la conocíamos gracias a la amistad que nos unía.

Por ejemplo decía que el 2010 era su último año de carrera y que conformaría un equipo en donde trataría de llevar a varios jóvenes a hacer el Nacional de Rally e incluso a correr en el Sudamericano.

goros7

DE JOVEN YA FIJÓ SUS METAS

En la actividad diaria, Francisco Gorostiaga tuvo un despertar muy temprano. Su familia siempre estuvo metida en los negocios empresariales y el adoptó rápidamente el camino a seguir.

Ligado a José Carlos Grillón, se metió de lleno en el negocio de ventas de automóviles. Ello se dio en la playa que tenían en conjunto sobre la avenida Mcal. López, casi frente a Mburuvicha Roga.

Su visión por los negocios era inmensa. No tardó en demostrar, según el propio Grillón sus ambiciones de querer más y más.

Sus dotes de excelente administrador, incluso antes de terminar sus estudios en esta rama, influyen de lleno en los negocios.

goros8

Ello fue vital para capitalizar sus ideas y lanzarse a desafíos superiores que para muchas personas metidas en este tema eran hasta imposibles.

Pancho, luego de esta primera experiencia con Grillón ya se lanzó sólo, haciéndose de un local sobre la Avda. España casi Gral. Santos, en donde comenzó a crecer sin pausas.

Paralelamente al desarrollo de sus actividades empresariales se metió de lleno al deporte y esto le dio una ayuda extra por el relacionamiento que tuvo con mucha gente, ligada a los autos y a la popularidad que tenía su figura como triunfador tras pagar caro el camino de llegar a los éxitos, en las ramas que volcó su pasión.

Su visión empresarial no tenía límites a tal punto de estar en el manejo de todas las actividades que desarrollaban sus hermanos y toda la familia Gorostiaga.

goros9

UN AMANTE DE LOS GRANDES DESAFÍOS

En un abrir y cerrar de ojos las metas de Pancho eran aún mayores y parecían que no tenían una meta fijada de antemano.

Comenzó a ejecutar la construcción de la actual playa ubicada sobre la Avda. San Martín, que para muchos hasta parecía un local sobredimensionado, sin tratarse de una empresa representante en el país de alguna marca consagrada, pero llamativo para el negocio que él proyectaba.

Rápidamente comandó sus actividades desde ese punto y al final al mismo Pancho le pareció que todo eso quedaba corto y que debía crecer más.

Sus ventas de autos nuevos de diferentes marcas, como las de Mercedes Benz, Nissan y Hyundai eran casi similares a los que tenían los representantes de estas marcas e incluso en algunos meses superiores en lo que hace a las ventas.

goros10

Su relacionamiento con los clientes era tal, que es difícil hallar personas descontentas con este hombre que supo conjugar el tema de la amistad y el negocio, unidos a la satisfacción plena.

Del majestuoso local de la Avda. San Martín, fue proyectando el crecimiento con locales de exposición y ventas en paralelo en otros puntos del país.

Así vinieron sus otros excelentes locales en la zona del Este, departamento del Alto Paraná, en la entrada del Paraná Country Club, el otro de Asunción sobre la Avda. Madame Lynch, el de la ciudad de Encarnación, en Itapúa, el de Santa Rita e igualmente en el este del país y la ampliación de su playa sobre la Avda. San Martín, que ya no los pudo ver finalizado en vida.

En su faceta empresarial se ha ganado un espacio enorme entre los mayores empresarios jóvenes que tiene y tendrá siempre nuestro país, en donde muchos supieron imponerse al margen de las leyes, cosa que no corría con él ya que siempre fue muy cuidadoso en estar ligado a lo legal y sin discusiones posibles.

goros11

INICIÓ A SER VELOZ SOBRE LAS AGUAS

Para Pancho, él deporte siempre fue atracción. Desde muy pequeño se vio consustanciado con las grandes actuaciones de sus más cercanos familiares, ya que el apellido Gorostiaga siempre estuvo ligado a estas actividades.

Abrazo el amor por la casaca del Club Libertad, aunque nunca llegó a adoptar un fanatismo desmedido y también admiraba otros colores muy populares en el país. Es que por su Libertad y las otras de su agrado pasaron figuras que él siempre admiró, a más de algunos familiares.

Su dedicación plena al deporte no la comenzó muy joven y los hizo en las pruebas acuáticas, que siempre tuvieron sus buenos momentos en este país mediterraneo.

goros12

Pancho se metió de lleno con el Moto Ski, que en la década de los 90 tuvo en Paraguay un rápido desarrollo.

La gente de Philip Morris, fue la empresa multinacional que dio un paso decisivo a esta modalidad, trayendo al país a figuras de gran renombre, para competir y dar cátedra de manejo a los que se iniciaban en esta actividad en el país.

Participó de varias pruebas, las de circuito y las de tipo rally que se realizaban en aguas del río Paraguay, en el Salado, en el Lago Ypacaraí y luego igualmente en las orillas del caudaloso Paraná.

goros13

ERA UN AMANTE DE LA PERFECCIÓN

El popular Enrique Kike Maldonado, fue en aquellos tiempos uno de los principales encargados de la preparación de estas motos acuáticas y él precisamente fue el llamado a cuidar y poner a punto el arma de competición de Pancho.

“Siempre fue un competidor muy exigente. No dudaba en señalar posibles errores en el funcionamiento de su máquina. Él quería la perfección”, así lo señala Maldonado.

En esa época Pancho ya tenía sed de triunfos, pero tenía ante sí una camada de pilotos que dedicaban más tiempo que él en las prácticas y a la hora de competir alcanzaban los mejores resultados.

Su paso por la categoría no fue para nada malo, hizo podios y en las pruebas de la especialidad rally, que se corrían en aquellos tiempos sobresalía por su físico ante muchos de sus rivales.

goros14

Uno de sus principales contendientes en esa pista era ya en esos tiempos, Marco Darío Galanti Barrientos, el popular Marquito, que más tarde igualmente sería uno de sus principales oponentes en el automovilismo. Este, con su hermano Alejandro y Pancho, tienen la mayor cantidad de triunfos de finales del siglo XX y los inicios del XXI.

A insistencias de su amigo y socio comercial, José Carlos Grillón, se metió de lleno en el automovilismo, Pancho se resistía en dejar la categoría acuática, manifestando que ellos derrochaban más dinero y que él tenía también emociones y a un precio más reducido.

Finalmente, las insistencias hicieron mella en su personalidad y un día cambió de parecer, dejando las motos ski para pasar a los autos.

goros15

A LOS GOLPES SE HIZO PILOTO DE RALLY

Dejando el Moto Ski, Pancho finalmente optó por el automovilismo y que mejor que la categoría rally, la de mayor desarrollo, vigencia y popularidad en el Paraguay.

Su debut fue en una prueba en el sureño departamento, en donde siempre o casi siempre sentó plaza el tradicional Rally Trans-Itapúa válida por el sudamericano de la Confederación Deportiva Sudamericana de Automovilismo (Codasur).

La primera arma de Pancho fue un Subaru, una marca que con sus modelos Impreza era una de las más indicadas para esta categoría y cuyas primeras unidades llegaron Paraguay de la mano de otros grandes pilotos, como el desparecido y popular Ricardo “Bateria” Barros y Aureliano Kike González.

Leandro “Pato” Barua, fue el elegido por Pancho para llevarlo en su butaca derecha como copiloto.

Los preparativos fueron intensos desde los días previos y como en el moto ski, Pancho nada quería dejar librado al azar.

goros16

ASÍ LO VIO SU PRIMER COPILOTO

Barua comenta que en las horas previas a la cita itapuense, tuvieron tiempo de probar la máquina, el Subaru y “lo vi como un conductor firme e incluso cuándo no sabía cómo resolver algunas cosas preguntaba sin dudar. Yo tenía conocimiento de las pruebas de rally y por ello no dudo en convocarme para ser su compañero en esta cita, la que sería su primer rally y en la categoría grande de la especialidad”.

En el automovilismo y sin mucha experiencia, Pancho comenzó a hacerse a los golpes y siempre con autos de tracción total en la categoría mayor.

Tres fueron las carreras que hizo con Barua, con quien finalmente tuvo diferencias y pasó a buscar un nuevo compañero.

A medida que venían las carreras, Pancho se fue haciendo sólido y su pasión por los autos aumentó. Luego de Barua, vinieron copilotos como Omar Venzano, Norman Dumot y los dos últimos, Víctor “Figu” Aguilera y Eduardo Gómez Fatecha, quienes saborearon las mieles de la gloria que alcanzaría Pancho en decenas de pruebas de Rally y Súper Primes.

goros17

LOS DEMÁS AUTOS DE GOROSTIAGA

Del Subaru Impreza, su paso fue al Lancia Delta Integrale, una máquina que en los 90 también era una de las mejores del mundial de la especialidad.

Accedió a una unidad similar a las que tenían primeramente el Ing. Raúl Cubas Grau y con posterioridad los hermanos Elizeche (Eduardo y Héctor) y el esteño, Jorge Sivulja.

Con este auto ya Pancho entró a las grandes ligas, peleando la punta de las competencias en donde concurría.

Ganó su primera carrera en una general absoluta en Ybycuí y luego otras más a las que debemos sumar una en la cita del tradicional Rally del Atlántico de Punta del Este, en Uruguay.

goros18

Antes de hacer un nuevo cambio y seguir en las ligas mayores, Pancho se hizo de un Toyota Celica ST205 con la que peleó en varias batallas.

Sin embargo, notando que quedaba un poco desfasado ante sus principales rivales que se hicieron de los World Rally Car, él tampoco dudo en hacerse de uno y eligió el Toyota Corolla WRC, que sería el auto que lo llevaría a los más grandes éxitos de su carrera deportiva motor, ganando en tres oportunidades el Rally del Chaco, la máxima prueba de carretera de Paraguay, el sueño de todo piloto de la categoría de este país del centro de Sudamérica.

Luego cuándo el Toyota Corolla WRC ya no podía correr en las pruebas regionales se hizo de la Mitsubishi Evo X, corriendo en la clase de producción en donde ya no logró grandes resultados, pese a mantener un lineamiento envidiable.

 

SEGUIR LEYENDO:


Redes Sociales

PUBLICIDAD SERVITES

Catalogo Web Feed