ecclestone vettel fia gala 2010CVC Capital Partners - fondo de inversión que controla a la Formula One, dueña de los derechos comerciales de la Fórmula Uno - vendió el 23,4% de sus acciones de la F-1 a un grupo de tres inversores entre los que se encuentra el fondo BlackRock, el gestor de activos Waddell & Reed y Norges Bank Investment.

La operación realizada el martes permitió a CVC conseguir unos 1.600 millones de dólares (1.250 millones de euros) y valora la compañía en 9.100 millones de dólares incluida la deuda (7.125 millones de euros).

CVC compró a través de varios fondos de inversión el Campeonato Mundial de la Fórmula Uno en marzo del 2006. CVC tiene el 63,4% del capital del grupo Formula One, la administración al frente del Lehman Brothers posee el 15,3% y la ex esposa de Bernie Ecclestone, el 8,5% a través de la firma Bambino Holdings.

De acuerdo con las informaciones difundidas, BlackRock habría invertido unos 196 millones de dólares; Waddell & Reed Financial hasta 1.100 millones y Norges Bank Investment otros 300 millones de dólares.

Entre tanto CVC prepara la salida a Bolsa de un 20% del capital, con la que pretende embolsarse 3.000 millones de dólares. La oferta pública de los valores (OPV) debería producirse, según los planes, el próximo 5 de junio.

Para ello, CVC ha contactado con Morgan Stanley, UBS y Goldman Sachs como principales colocadores. Además, también participará en la colocación el banco español Santander, uno de los patrocinadores del equipo Ferrari.

La preventa de paquetes accionariales por parte del fondo de capital riesgo antes de la salida a Bolsa tiene un objetivo: permitir que los potenciales inversores dispongan de más información acerca de la valoración de la compañía.

EQUIPOS DE BAJO PRESUPUESTO QUIEREN MANTENER EL MOTOR V8

Los equipos de bajo presupuesto que participantamara ecclestone ferrari 599 gtb en el Campeonato Mundial de la Fórmula Uno estarían presionando para que la Federación Internacional del Automóvil (FIA) retrase las nuevas normas relacionadas con la motorización y que deberían entrar en vigor a partir del 2014.

Se conoció que por motivo de costos los equipos no estarían interesados en utilizar todavía los nuevos propulsores turbo con seis cilindros en V.

Los rumores indican que el argumentos de las escuderías de la mitad de la grilla de partida estarían especulando que el desarrollo de las unidades V6 turbo de Mercedes, Ferrari y Renault está siendo más caro de lo esperado.

“Dado que no se ha establecido límite para lo que debe costar alquilar los motores a partir del 2014, los equipos (más pequeños) temen incurrir en costos adiciones”, habrían indicado.

Actualmente, cada equipo paga en torno a los diez millones de dólares por 16 motores V8 atmosféricos, junto con unos pocos motores de pruebas, y en torno a los seis millones de dólares por el Kers.

Otro factor que consideran es la velocidad de los monoplazas de la F-1. Los nuevos motores V6 turbo serán unos 25 kg más pesados, lo que redundará en una disminución de la velocidad máxima. (Flash del Motor).


Redes Sociales

PUBLICIDAD SERVITES

Catalogo Web Feed