Normalmente, al prender el vehículo, no ponemos mucha atención al tipo de humo que está saliendo del escape ya que sólo nos preocupa que prenda y poder arrancar.

Sin embargo un chequeo de vez en cuando al humo que sale nos permitirá saber en qué condiciones se encuentra nuestro motor o si has notado algo de raro en su funcionamiento podrás darte una idea de qué problema tiene.

A continuación, por el color que emite, te decimos los tipos de situaciones qué lo provoca.

Humo Negro

En caso de un motor de carburador indica que la mezcla de aire y gasolina está mal compensada, lo que se refleja en un alto consumo de combustible. Mientras que en motores de inyección pueden ser muchas las razones, una de ellas puede ser la computadora que esté mal o los sensores dañados (como el de oxígeno o el regulador de combustible de inyección). En cualquier caso la causa es definitivamente un problema relacionado con el exceso de combustible.

Humo blanco

En un día frío, con bajas temperaturas, lo que parecer ser humo blanco es solo vapor de agua que sale de los escapes y que desaparecerá al calentar el motor. Generalmente el vapor se produce por condensación en el mofler en días fríos y húmedos. Otra causa podría ser que esté entrando liquido refrigerante dentro de la cámara de combustión, eso es bastante grave.

Humo gris

A comparación de que el humo negro escape-02es causado por el exceso de combustible, el humo gris es causado principalmente por la falta de combustible. Esto quiere decir que la mezcla de aire y combustible no está equilibrada, el motor necesita más gasolina y tiene un exceso de aire.

Humo azul

Quizá de todos los tipos de humo este sea el más crítico, ya que es una clara indicación que el motor está quemando aceite. Las causas principales de esas emisiones se debe a que le lubricante está pasando a la cámara de combustión. Eso se debe a unas anillas del pistones débiles o desgastadas, o a las guías o sellos de válvulas en mal estado. Un motor que quema mucho aceite (más de un litro cada 800 km) está deteriorado y necesita una reparación. Un propulsor en buenas condiciones tendría un consumo de aceite de un litro cada 2500 km, mientras que un motor en muy buen estado el consumo de lubricante es de ½ litro cada 5000 km.

En cualquier caso de esas emisiones de humo el motor requiere un control por parte de un mecánico. Recuerda que mantener el auto en buenas condiciones asegura su buen funcionamiento y prolongas la vida del mismo.