¿Sabías que, con el calor, tu auto puede llegar a perder hasta un 15% de potencia… sin que se deba a ninguna avería?

Quizás no te llame la atención leer que el calor que hace en estos días no le cae muy bien al auto; sin embargo, es muy probable que te sorprendas si decimos que, cuando fuera hay más de  35ºC, el motor del auto llega a perder medidamente unos cinco caballos de potencia -que llegan hasta 15 CV en el caso de algunos motores con turbo- y, además, aumenta el consumo de combustible en una media de 1/4 de galón cada 100 km, y eso por no hablar de los inconvenientes que pueden aparecer en otros sistemas como los frenos -que se fatigan antes- o en los neumáticos -la duración se puede acortar en un 15%-, la pintura de la carrocería -que pierde brillo-, el interior -que tiende a deformarse o incluso a intoxicar-…

Todo esto es inevitable, pero si adoptamos algunos de los siguientes consejos se logrará que el calor afecte lo menos posible tú auto.

1. Todos los motores, tanto diesel como gasolina, aspiran aire en los cilindros para que se queme el combustible. Sin embargo, cuando la temperatura es elevada, el aire contiene una menor proporción de oxígeno y esa circunstancia provoca por obligación una falta de potencia, de manera que el rendimiento del motor decae. Esto se aprecia sobre todo en los motores turbo -sobre todo si no llevan intercooler-, pues pierden hasta 15 CV.

¿Se puede evitar? No, pero no agravamos la cosa con un filtro de aire sucio -se sustituye cada 20.000 km de media- o con bujías desgastadas -duran unos 60.000 km de media-.

2. El sistema de refrigeración se encarga de que el motor funcione siempre con su temperatura ideal -entre 85 y 95 grados-. En este periodo del año se le exige más, sobre todo si circulamos en el caótico transito ciudadano, en esas condiciones el electroventilador tiene que actuar con mayor frecuencia, restándole rendimiento al motor -nunca más de dos caballos-; por ende aumenta el consumo.

¿Puedo evitarlo? No, pero sí es recomendable que se sustituya el líquido refrigerante cada cuatro años y que se vigile el nivel cada mes -debe estar entre el mínimo y el máximo-.

3. El aire acondicionado de los vehículos emplea un compresor que está accionado por el motor. Por tanto, cada vez que se prende, resta rendimiento -cuatro caballos de media-.

¿Puedo evitarlo? Sí, pero para ello se tendrá que dejar de utilizar el aire acondicionado, algo no aconsejable con estos calores. La pérdida de potencia generada por el aire acondicionado es bastante notable, pero el aumento de consumo es inferior al que se obtendría al circular con los vidrios bajados -que, además, resulta inseguro y incómodo-.

Con el calor los motores pueden llegar a perder hasta un 15% de su potencia máxima

Cuide los interiores, al aparcar el auto, si es posible, busque de ponerlo a la sombra

Para evitar fallas en el circuito de refrigeración del motor, es bueno cambiar el liquido cada 4 años