Un estudio de Ford muestra cómo el uso de los colores puede modificar la sensación térmica y reducir el consumo de energía del aire acondicionado.

Es sabido que los colores pueden influir en los estados de ánimo, las reacciones e incluso en la cantidad de likes que las personas reciben en las redes sociales. Ford está estudiando el uso de estos para aumentar la autonomía de los vehículos eléctricos, controlando la sensación térmica de los pasajeros.

El estudio se lleva a cabo en el Centro de Pruebas Ambientales de Ford en Colonia, Alemania -también llamado la Fábrica climática, por reproducir los más variados climas del planeta- con el minibús de 10 asientos Transit Smart Energy Concept. En el estudio se usa la iluminación ambiental para que los pasajeros sientan más calor (con luces rojas) o más frío (con luces azules), ahorrando así energía en el aire acondicionado para que el vehículo pueda recorrer más kilómetros.

color2

Una investigación del Laboratorio Nacional de Energías Renovables de Estados Unidos muestra que el uso del aire acondicionado puede reducir la autonomía de un coche eléctrico alimentado con baterías hasta en un 50 por ciento. Los vehículos más grandes, como los minibuses, requieren más energía para mantener el confort térmico de los pasajeros.

“La exposición al color puede cambiar nuestro estado de ánimo de muchas maneras. En este caso, se trata simplemente de utilizar la iluminación ambiental roja dentro del vehículo para hacer que la gente se sienta más cálida y la iluminación azul para hacerlos sentir más frescos. Reducir la carga del aire acondicionado puede marcar una diferencia significativa en la gama de vehículos”, dice Lioba Muller, ingeniero de iluminación de la Arquitectura de Vehículos de Ford Europa.

color3

En las pruebas, los pasajeros participaron en la simulación de un día de invierno a 0°C y un día de verano a 30°C, y se les pidió que calificaran su nivel de confort térmico, mientras que el conductor supervisaba la temperatura de todos los asientos a través de una pantalla en la consola. El vehículo tiene un control térmico individual para cada pasajero. En ambos casos, el uso del color para la iluminación ambiental redujo el consumo de energía en un 3,3% para la refrigeración y en un 2,5% para la calefacción.

El Transit Smart Energy Concept también aporta otras innovaciones para optimizar el uso de la energía: seis paneles solares en el techo para alimentar los sistemas eléctricos a bordo; un innovador sistema de recuperación de calor del sistema de tracción capaz de ampliar la autonomía del vehículo en un 20%; ventanas de doble cristal para el aislamiento térmico; aislamiento en el suelo y el techo; puerta eléctrica corredera de apertura limitada para reducir la pérdida de calor – que apaga automáticamente el aire acondicionado cuando se abre- y un divisor de policarbonato en la puerta del pasajero para reducir la pérdida térmica. (Press Latam).