De acuerdo con todos los estudios realizados por los organismos vinculados a la circulación, el cinturón de seguridad es una herramienta eficaz en la prevención de los accidentes de tránsito.

Por ello es que en muchos países, incluído el nuestro, se ha establecido como una obligación legal su utilización.

Pero, más allá de la 'obligación legal', el uso del cinturón de seguridad, para todos los pasajeros de un vehículo, en forma permanente, tiene sentido aunque se trate de desplazamientos muy cortos, tanto en zonas urbanas como en las carreteras. Cabe recordar que nueve de cada diez accidentes ocurren en zonas urbanas.

Para comprender la importancia del cinturón de seguridad es necesario saber qué ocurre dentro del vehículo durante el accidente. En realidad se producen dos impactos: el primero es el choque o la colisión como tal; y el segundo, producido como reacción, es el choque de los ocupantes del vehículo con el vidrio del parabrisas, e incluso fuera del auto. Este segundo impacto es el que causa las lesiones, o la muerte. Las estadísticas demuestran que una persona despedida fuera del vehículo tiene 5 veces más probabilidades de fallecer o de sufrir daños graves que aquella que permanece en el interior del vehículo.

¿Por qué sucede esto?

cinturon_02

Porque al estar dentro de un vehículo sus ocupantes se desplazan, sin sentirlo, a la misma velocidad que él. En un choque o colisión, el vehículo se detiene inesperada y violentamente por el primer impacto, mientras que sus ocupantes siguen "viajando" a la misma velocidad original en que se desplazaban; ninguna fuerza actua sobre ellos para detenerlos, hasta que se estrellan contra el volante, los vidrios o el panel de instrumentos; este es el segundo impacto. Un golpe de este tipo, viajando a sólo 50 km/h, equivale a caer de boca desde un segundo piso de un edificio.

Las investigaciones han demostrado que mientras aumenta el uso del cinturón de seguridad, disminuyen tanto las víctimas fatales como las lesiones a consecuencia de los accidentes de tránsito.

A nivel mundial se considera que una tasa de uso de cinturón de seguridad del 90% evitará alrededor del 10% de muertes por accidentes de tránsito.

En consecuencia, el uso del cinturón de seguridad es la medida simple más eficaz para reducir el número de fallecidos y lesionados por accidentes de tránsito.